domingo, 23 de junio de 2013

Leyendas, sagas o mitos, como prefieras.

Es curioso como las cosas que te cuentan cuando eras chavea se te olvidan, hasta que llega tu compadre y te dice un “te acuerdas de….” Y eso exactamente fue lo que me paso el otro día dando un paseo con mi compadre por lo hondo del pueblo, que me dijo “te acuerdas de la leyenda esa que nos contó …”
Y mira que con esta cabecita loca que Dios me ha dao, me empezaron a surgir las millones de historias que me contaba mi madre, la madre de migué, mi abuela, el abuelo de Pedro, pero la que se refería mi compadre no, fíjate. De Capileira de toda la vida, y de esa no me acordaba…



Pues cuenta la leyenda, que durante la apresurada expulsión de los moriscos en Capileira, hubo cientos de familias que dejaron sus bienes y pertenencias a merced de los Cristianos, y que donde está la actual fuente Hondera, estaba la mezquita, pues ahí cerca vivía un matrimonio mayor que tenia muchísimo patrimonio ganado con muchísimo trabajo (de eso, los hombres que trabajan en el campo saben un rato largo) en sus ricos morales y sus gusanos de seda en la higuerilla.



No tenían descendencia, y por eso, todos sus vecinos se empeñaban en hacerles la vida imposible (como veis la envidia siempre ha existido) por el simple hecho de que tenían dinero.
Cuando los rumores llegaron de que tenían que abandonar su pequeño vergel, la honrada pareja se fueron al tajo La Cruz, un pequeño mirador que hay junto al lavadero antiguo, guardando en sus entrañas todas sus pertenencias, dijeron un conjuro que la leyenda no ha transmitido y que solo el viejo matrimonio ha dejado para el legado del tiempo (y para mi gran curiosidad también, todo hay que decirlo).

Dice la leyenda, que aunque pasaran milenios, si había alguna vez un matrimonio leal, trabajador, honrado y que se amasen como ellos le hacían, conseguirían , a través de la cueva que hay al pie del tajo, abrir las entrañas de la tierra y conseguir su tesoro.


Por eso, yo, Anselmo Capilurrio tengo que encontrar novia…pero no cualquiera, sino una que me quiera para toda la vida. Pero claro!!lo que la leyenda no dice es si el tesoro es material, o si será recuperar los valores del respeto y educación, algo perdidos en esta sociedad.

miércoles, 24 de octubre de 2012

La Mauraca. Castañas, hogueras y anís!

Auténtica castaña de Halloween capilurria...

¿Pero qué es eso de Halloween hombre? Hay que ver la manía tan horrorosa que tenemos de importar tradiciones foráneas y no disfrutar ni difundir las nuestras...

El 1 de Noviembre aquí se celebra de toda la vida el día de los Santos y los Muertos y en La Alpujarra y por supuesto en Capileira se celebra LA MAURACA. No hay truco, no hay trato y no hay caramelos ni calabazas. Hay castañas, hogueras, anís pá jartarse y diversión hasta el alba.

Cuando tenía unos quince años, unos amigos de Granada habían oído hablar de esto mismo en Trevélez, la fiesta de las castañas en la víspera del día de los santos y con los ingredientes mencionados querían conocerla a toda costa, claro. Subieron  cuatro o cinco, Alejandro y Javi siguen siendo amigos míos, del resto no me acuerdo. No pude retenerlos en Capileira, querían ir a Trevélez, así que cogimos unas tiendas y las montamos en el Camping. Desde éste al pueblo debe haber unos dos Kms. La ida fue perfecta y cortísima. La vuelta sin embargo ni la recordamos y yo aún no sé si dormí en la tienda o debajo de algún chopo.

Seguramente había más de mil personas. Mis amigos alucinaron del buen rollo, la cantidad de guiris que había danzando por allí, lo ricas que están las castañas, lo que calientan las hogueras y lo que calienta el anís al tomarlo con castañas asás y mucho frío.

Fue una noche espectacular que os recomiendo a todos. Cuando llegan estas fechas siempre me acuerdo de ella e intento vivir a tope el día de La Mauraca en Capileira. La de este año promete mucho con fiesta incluida en la Plaza del Calvario hasta el alba, organizada por los Mayordomos.

Si no tienes nada mejor que hacer este puente, pasa de Halloween y ven a La Mauraca capilurria el 3 de Noviembre!!

Y si quieres pasar aquí todo el puente, mira esta oferta de FINCA LOS LLANOS, el precioso hotel de mis queridas Glorias.

Un abrazo a todos. Salud y Castañas!
Anselmo.



miércoles, 5 de septiembre de 2012

Pepa Fernández, RNE y Niños Mutantes en Capileira

Hola a todos,

Mi verano ha sido muy intenso y por fin tengo tiempo de retomar mi Blog. En esta ocasión lo voy a hacer para llevar a cabo una convocatoria y una llamada a la acción. Por ahora sigue sin ser importante quién soy yo, pero sí es importante que os cuente algo importante que se nos puede escapar de las manos por falta de financiación y el bloqueo económico en el que se encuentran las instituciones.

Llevo/llevamos mucho tiempo trabajando para conseguir realizar un gran evento promocional, cultural y social en Capileira. Traer NO ES UN DÍA CUALQUIERA de RNE a nuestro pueblo,  conducido por la gran periodista Pepa Fernández y su excelente elenco de colaboradores. Tras meses de contactos y dudas sobre su permanencia en parrilla, hace apenas una semana nos contactaron para comunicarnos su continuidad y disponibilidad para realizar el programa los días 22 y 23 de Septiembre desde Capileira y su salón de usos múltiples, en su horario habitual, de 8 a 13 horas.
Pepa Fernández y parte de sus colaborodores en plena acción. Si crees que Capileira se merece este evento, llama al Ayuntamiento o ven mañana a las 13 horas. Tel: 958 76 30 51


NO ES UN DÍA CUALQUIERA llega a su temporada 13ª siendo el segundo programa del Fin de Semana a nivel nacional, con más de un millón de oyentes según datos de EGM Junio 2012 y tanto Pepa Fernández como sus prestigiosos tertulianos son todos ellos profesionales del máximo nivel periodístico, económico y sociológico. Rosa Mª Mateo, Íñigo, Manuel Toharia, Rosa Mª Calaf, José Antonio Marina, Sergio Sauca o Manuel Campo Vidal son solo algunos ejemplos significativos.


Pero es que además se nos ocurrió hace tiempo complicarlo un poquito más. El prestigioso grupo de Pop-Rock granadino Niños Mutantes, íntimamente vinculado a Capileira y la Alpujarra, está llevando a cabo una Gira ecológica durante 2012. LLevan todo el año calculando sus emisiones de CO2 en carretera y se han propuesto intercambiar su polución por árboles que la absorvan y contribuyan a limpiar el medio ambiente. Nos propusieron hacer su primera plantación de árboles en Capileira y celebrarlo con un pequeño concierto ecológico y a nosotros se nos ocurrió unir un avento al otro y hacerlo todo el mismo fin de semana.



Creemos que la relevancia promocional y publicitaria que el desarrollo de dicho programa de Radio y de la plantación de árboles y concierto de Niños Mutantes tendrá en la imagen, marca y potenciación del turismo en nuestro pueblo es básico para todos nosotros y más en los tiempos que corren.
Hay que tener en cuenta que vendrá gente de muchos sitios solo por ver en directo el desarrollo del programa de Pepa Fernández y que por supuesto vendrán muchísimos seguidores del grupo granadino a plantar árboles con ellos y asistir a su concierto. Personas que en muchos casos querrán quedarse a pasar el fin de semana, querrán conocer a fondo nuestro precioso pueblo turístico, querrán comer, tomar unas cervezas, disfrutar de todo lo que podamos ofrecerles y que se llevarán un grato recuerdo de nosotros que expandirá entre sus allegados, sus Redes Sociales y sus amistades.

La gestión con instituciones que pudieran financiar los discretos gastos que este evento tiene han sido frustrantes y poco alentadoras, así que todos los que creáis como yo que la promoción de nuestro pueblo nos beneficia a todos, solo tenéis que asistir mañana a la reunión que se ha convocado a las 13 horas en nuestro Ayuntamiento o llamar por teléfono al mismo (958 76 30 51) para ir informandoos de todos los pormenores y posibilidades.


viernes, 1 de junio de 2012

Andrés Cárdenas... los otros bancos, los de Capileira.


Me gusta traer gente a que conozca nuestro pueblo. Le escribí a Andrés Cárdenas porque soy fan de sus columnas y crónicas sobre esta Granada nuestra. La verdad es que pensaba que no me iba a hacer ni caso, lo normal es que tengan muchas solicitudes parecidas. Ya me sorprendí cuando Lori Meyers y Niños Mutantes aceptaron nuestra invitación (gracias chicos, dos de mis bandas favoritas paseando por mi pueblo)… y con Andrés me pasó igual. Se ve que Capileira gusta por sí misma. Cosa que ya sabíamos y que ahora constato a la vez que pido que fomentemos todo el potencial turístico que tenemos y que desde hace años es nuestra principal industria. 

Y de eso va este artículo, porque la conversación con Cárdenas, con Roberto (Alcalde de Bubión), con Gloria madre e hija de LOS LLANOS y con Paco (Alcalde de Capileira) versó casi en exclusiva sobre esto.

Resulta que yo no sabía que Andrés ya era un amante y gran conocedor de Capileira y la Alpujarra en general y más aún, amigo personal de los grandes impulsores de esto que llamamos turismo rural y que hace ya más de treinta años crearon la marca “Alpujarra” y la unieron a tal concepto, la exportaron, llamaron a mil puertas, crearon los primeros Hoteles, las primeras casas rurales y dicen que incluso inventaron el famoso plato alpujarreño (tengo una historia solo con esto con la que váis a flipar).
Entre unos y otros salieron nombres como Antoñico pampaneira, creador de la Fiesta de la matanza y que reunió en Pampaneira a los grandes del humor gráfico (Mingote, Forges, Máximo, Martín Morales y muchos otros fueron de su mano a Pampaneira), llenaba su coche de embutidos y se lanzaba a Granada a saludar a todos los perioditas de la capital, a la vez que les regalaba un chorizo para que hablasen de la Alpujarra. Rafa Vílchez (sempiterno cronista de la Alpujarra para Ideal), Eduardo Castro y su Guía de La Alpujarra, el Mesón Panjuila y el Hostal Paco López de los hermanos (Fernando y Paco), pintores consagrados coño Ortuño e Hipólito Castro que pintaban acuarelas a cambio de comida y alojamiento y sus cuadros están ahora en toda Capileira, grandes músicos como Enrique Morente, Carlos Cano o Camarón que dicen sirvió mesas durante una época para ganarse la vida y poder cantar por estas tierra, Rafael Gómez Montero “Cronista oficial de Barranco del Poqueira” que inundó de poesías La Alpujarra y de crónicas los periódicos y revistas de la provincia y todo el país cuando le dieron ocasión; o Manuel Mendoza, que desde Capileira y la Diputación granadina impulsó como pocos esta comarca y por ello el pueblo tiene una calle en su nombre.

Todos ellos y muchos más, se dejaron la piel por sacar a nuestra tierra de la pobreza más rácana e inventar una forma de vida nueva basada en el Hospedaje, el Ocio, la Restauración, el Medio Ambiente, la Montaña y la forma de vida de unos montaraces como nosotros, "cerraos" y pobres, pero amables, hospitalarios y de costumbres atractivas para el forastero.

Todos coincidimos en dos cosas:
1)     Nos hemos despistao y estrujao sin sentido la teta de  la vaca que nos da de comer. Hay que ser serios, tener una buena oferta de Ocio y desterrar de nuestras cabezas que los tipos de los autobuses son las víctimas perfectas a sangrar. Un plato alpujarreño no puede costar 15 Euros, porque vale 2 prepararlo y si una caña cuesta aquí igual que en Madrid, no vengo más.

2)     Recuperar el espíritu de los mencionados arriba. Faltan mucho nombres en esa lista que acabo de escribir a las 3 de la mañana, pero todos ellos trabajaron desinteresadamente por conseguir sacar a La Alpujarra de su miseria y por abrir los ojos a España y Europa ante el significado de los conceptos “calidad turística y de vida” y “bienestar en la cultura popular”.

Solo me queda agradecer a Andrés Cárdenas que me explicase mi propia historia y los grandes nombres que me hizo recordar. Agradecerle las cervezas que compartimos y el rato de cháchara y risas que nos hicimos mientras nos conjurábamos para recuperar el espíritu alpujarreño de los años 80, aconchabándonos con más de uno que nos encontramos por el camino…

Gracias Andrés y gracias a todos los mencionados por creer y seguir creyendo en La Alpujarra.


Uno de los bancos de los que tanto habla el Cárdenas en Ideal... Éste mola más.

Con Roberto, alcalde de Bubión..

Aconchabándonos con Paco López... inventor del plato alpujarreño, para quien no lo sepa.

Gloria madre, Andrés y Gloria hija antes de empezar a lucinar con los platos de la primera...

A ver dónde te vas a hacer tú otra foto igual??

Yo apunté más que él, os lo juro... una biblia de la Alpujarra el tío.

cerveceando en El Tilo...

jueves, 26 de abril de 2012

Las acequias Árabes. Maravilla de la ingeniería morisca 1.


Mira que llevo tiempo alucinando con nuestras acequias y mira que hace lustros que conozco a Ana, mi artesana favorita de Jarapas Hilacar, (aunque esté en territorio Ahumao, o sea, Bubión pá los que no controláis de rivalidades comarcales.) En fin, que me lío….

Pues macho, hasta hace tres semanas y gracias a una visita que le hice con un colega granadino, no sabía yo que existía “El Manual del Acequiero”, editado por la Junta de Andalucía y coordinado y por Rocío Espín y Eduardo Ortiz Moreno. A veces Dios ilumina a nuestra querida e incomprendida Junta de Andalucía y los ilustres moradores del Palacio de San Telmo….

Así empieza la cosa...

No tengo palabras para describir el libro, es una auténtica maravilla, una exquisitez antológica, un derroche de imaginación, de didáctica, de kilos y kilos de trabajo y de Arte, pero ARTE con Mayúsculas porque las ilustraciones de Rocío Espín y José Daniel Cabrera son gloriosas. Por surte o por desgracia, la edición es NO VENAL, usease; gratuita, de regalo, “by the face” ("por la cara" para los que no seáis bilingües como yo), y por tanto bastante difícil de conseguir.

Tuve la suerte de que Ana tenía dos y me regaló uno y mi amigo Víctor que venía conmigo y que es casi arquitecto, pero sobre todo constructor, casi llora y cada vez que me ve me lo intenta mangar. Víctor, voy a darte una alegría mu grande. Acabo de descubrir que el libro puede descargarse libremente en PDF en el enlace que os proporciono abajo. Sé que no es lo mismo pero por favor, no dudéis en entrar, descargarlo, guardarlo y disfrutarlo. Es un Manual glorioso sobre el ingenio de nuestras gentes, la profesión maravillosa de acequiero y del ser humano en general.

El caso es que las acequias como éste precioso Salto de Acequia del Hotel Los Llanos, Capileira, son siempre fascinantes o al menos a mí me lo parecen pero las de Sierra Nevada y especialmente las de la Alpujarra son una maravilla de la ingeniería. No está muy claro si son los romanos o los árabes los que comienzan a construirlas, pero sabiendo que los primeros eran más listos que el hambre, lo más probable es que los segundos cogieran sus ideas y primeros tramos, que ampliaron y desarrollaron sabiamente.

Sierra Nevada funciona como un inmenso embalse que al llegar la primavera y el deshielo rezuma agua a raudales y el reto era aprovechar este deshielo recogiendo el agua en las laderas altas de las cumbres y distribuirla por toda la comarca aprovechando la pendiente natural desde los 3.000 metros hasta la mismísima playa pasando por la cordillera vecina de la contraviesa. 

Cómo se logra esto a lo largo de unos siete Valles enormes, dos sierras y más de cincuenta pueblos es lo que nos cuenta el libro a través de sencillas ilustraciones comentadas y es lo que intentaré resumiros yo en la segunda parte de esta entrada, si es que creéis que merece la pena… y si no, también. Porque tras leer el libro he llegado a la conclusión de que me siento tan orgulloso de que hayamos llegado a Luna como de que estas acequias pasen por mi pueblo.  ME GUSTA CAPILEIRA, ME ENCANTA LA ALPUJARRA!

Espero, además, que la propia Rocío Espín me ayude y asesore a redactar el segundo capítulo de esta entrada sobre las acequias alpujarreñas.


Recursos del Manual del Acequiero:
Enlace para descarga: http://www.juntadeandalucia.es/medioambiente/portal_web/agencia_andaluza_del_agua/participacion/publicaciones/manual_del_acequiero.pdf

Galería:

La culpable de todo. Ana Martínez, Jarapas Hilacar. Bubión.
En breve os hablo de ella y su Arte.

Momento en que Ana me deja el libro y comienzo a flipar...

Uno de los pocos acequieros que quedan hoy en día
Planta y Sección de un Salto de Acequia...

Acequia de Careo... imposible explicarlo mejor con menos texto.


domingo, 8 de abril de 2012

Hombres, hombrecillos y salabandurrias.


Os voy a contar una batallita que me encanta para que veáis cómo nos las gastamos los moriscos que habitamos estas cumbres y más que ná para que os riáis un rato con mi padre y su sentido del humor, por llamarlo de alguna forma.

Pero antes, como en las obras de teatro, os presento a los personajes de este Post:
Ejemplo de “hombre”: mi padre, D. Anselmo.
Ejemplo de “hombrecillo”: Un servidor.
Ejemplo de “salabandurria”: Servidor o cualquier otro ser viviente cuando no cumple.
“Calostros”: leche de la cabra que acaba de parir.
“Forasteros”: Todos los que creéis que subir andando al Poqueira es un deporte.
“Laero”: Pues no sé yo si existe este palabro, pero es como mi padre llama al trozo de monte donde están nuestros castaños.

Vamos allá.
Hará ya unos 10 ó 12 años, algunos colegas míos del instituto de Órgiva que ya estaban estudiando en Graná me llamaron porque tenían compañeros de universidad que querían vivir la “experiencia rural de la Alpujarra”. Sí, ya sé, la expresión me hizo tanta gracia como a vosotros, ninguna;  pero es que en los 80’ todo el mundo era muy moderno y lo urbano era el no va más… Ahora se dan de hostias por hacer turismo en la montaña y practicar senderismo… Me he pasao la mitad de mi vida escaqueándome para no tener que subir las montañas y ahora pagáis por hacerlo... Es para flipar, vamos…

En fin, como mi casa es grande y Capileira era el único pueblo que les sonaba a los otros, pues me llamaron a mí y yo se lo comenté a mi padre. La cara de mi padre ahora entiendo que era de cinismo absoluto y de “matarlas callando”, pero él sólo dijo “pues muy bien hijo, aquí cabemos todos y el laero de castaños hay que limpiarlo, todo vuestro…”.

Pues nada, un par de viernes después, aquí estaban dos colegas míos alpujarreños (Pepe y Miguel) y tres tipos variopintos y pijines: uno de Granada capital, uno de Jaén y otro de La Línea, dispuestos todos ellos a vivir la “experiencia rural esa..”.

Como es normal, lo primero es lo primero, así que tras acabar con la mitad del embutido autóctono de mi madre y aderezarlo con media arroba de mosto, nos fuimos derechicos a tomarnos un café (con un chorreón de soberano) a “El Tilo”. Del café aliñao pasamos al primer Gin-Tonic y del primer Gin-Tonic pasamos al segundo, pero ya en “El Atroje”, exquisito centro de reunión del capilurrio medio, bajo y alto y mi bodega favorita “arround the world”. Se sabe cuando se entra pero no cuando se sale, así que entre copa y copa , las batallitas de algunos asiduos del lugar que no puedo nombrar y las intervenciones de algún que otro hippye descolocao nos dieron las séis, como es normal…

A las 8 ya estaba mi padre dando bastonazos en la cocina calentando una jarra entera de calostros recién ordeñaos. Hay que ver lo bien que vomitan los forasteros después de ocho copas y un tazón de calostros con cola-cao. Digno de admiración. Yo no vomité por vergüenza, tó hay que decirlo.

La agenda de mi padre estaba clara y no tenía nada que ver con la nuestra. “A las 9 en el laero a desbrozar los bajos de los castaños que ya estamos en Septiembre y luego no hay quien recoja ná…” 45 minutos de lo que ahora se llama “senderismo”, un par de zombis caídos en la acequia alta, y un par de infartos de miocardio después, llegamos a los castaños.
Las caricas de los séis, para enmarcarlas: cuatro azadones, un par de hoces y séis pares de guantes esperándonos y mi padre dando órdenes a cien por hora como un descosío. Una hora después los tres forasteros, el Migué de trevelez, Pepe laroles y mi menda lerenda ya estábamos al borde de la muerte cuando mi padre dió la mejor orden de su vida: hacer un alto para echar un trago en el pilar del castaño viejo. Nos faltaban piernas a los seis para llegar al agua del pilarillo y cuando doblamos el árbol llegó la sorpresa.

El famoso castaño centenario de esta historia...


D. Anselmo, que es todo un señor y un sabio como la copa de un pino nos tenía preparao en el pilarillo medio jamón, un queso, embutidos varios, media arroba de vino y una lumbre con sus ascuas hechas a las que arrimarle los dos conejos limpicos que relucían junto al jamón.
Nos dijo que los castaños ya se irían limpiando poco a poco y que no era cuestión de aprovecharse de séis salabandurrias para hacer el trabajo que puede hacer un hombrecillo sólo. Que disfrutásemos del día y que dejásemos las “experiencias rurales” pa las películas, que el campo es y ha sido siempre una cosa mu seria y un curro muy duro…

Aún creo que todavía no me ha vuelto a saber tan bien una comida como la de aquél día porque nos dimos cuenta de la suerte que tenemos de haber nacido en otra época, de lo que significa el esfuerzo y cumplir la palabra; y por supuesto aprendimos para siempre lo que es un hombre, lo que es un hombrecillo y lo que es una salabandurria.

Me encanta esta historia, estaba deseando contárosla. 
Gracias Papá. Eres grande.

Hasta la próxima.
Anselmo, el hijo.

El Atroje, en la calle Doctor Castilla, no dejéis de visitarla no os arrepentiréis.

lunes, 2 de abril de 2012

Los Terraos


El otro día os hablé de los Tinaos, esos túneles extraños que montamos por aquí, y hoy os voy a hablar de los Terraos, esos tejaos raros que construimos por aquí. Algunas cosas las hacemos como el resto de la humanidad, pero pocas.

Si habéis venido alguna vez por nuestra comarca sabréis que nuestros tejados son planos y casi nunca veréis un edificio con tejado a dos aguas como es habitual en todas partes. ¿Y esto porqué? Pues como bien explica en este vídeo mi vecina Carmen (Ver Vídeo). Nosotros no hacemos tejaos, hacemos Terraos y son planos por varias razones. 


La primera es que los alpujarreños estamos colgaos (juntar a íberos con romanos, musulmanes, cristianos y algún que otro judío no puede traer nada bueno).

La segunda es que los tejados a dos aguas con tejas son bastante caros. Es decir la teja es cara y durante años no había acceso a ella en la Alpujarra a no ser que se trajera desde muy lejos y por tanto a un precio desorbitado. 

La tercera razón es que la teja tradicional no es efectiva por estos lares, el fuerte viento que baja de Sierra Nevada, el intenso frío y el hielo rompen las tejas provocando vías de frío y de agua (goteras). Así que cuando llegan los árabes adaptan su arquitectura típica (véase el Albaycin) y construyen los tejados planos para evitar el viento, deciden no utilizar tejas ni estructuras a dos aguas y se ciñen al material de la zona (madera y pizarra) para construir la estructura.

¿Y qué hacemos para que esto sea impermeable y evacúe agua? Pues muy sencillo. Utilizamos la “Launa” que es la tierra que se obtiene en las canteras de pizarra al degradarse ésta. De aquí viene el nombre de Terrao (por la tierra que lo impermeabiliza). Resulta que como la pizarra es rica en mica, cuarzo, feldespato, y arcilla; al unirse a la tierra común de la cantera y prensarla en el terrao, crea una capa impermeable perfecta. Algo parecido a lo que hoy en día es una tela asfáltica, pero a lo rural, es decir, mucho mejor y más duradera.

Esta launa se extiende sobre la estructura de madera y lascas de pizarra que conforman el terrao, se añaden pizarras en pico en todo el contorno para evacuar el agua de lluvia y ya tenemos nuestro terrao. Lo suyo es ponerle una chimenea, pero de esto os hablo otro día.


Hay una cuarta razón fundamental para hacer terraos y no tejaos. La falta de espacio y la pobreza de la comarca durante siglos hizo que fuese mucho más útil un tejado plano donde poder secar los productos del huerto y matanza, tender la ropa, aprovechar las uvas de nuestras parras o simplemente tener un espacio más donde poder esparcirse. Por esta razón los terraos suelen ser accesibles desde la casa o el exterior de la misma.

Y esta es la historia de nuestros Terraos! Me voy corriendo que tengo que arreglar una gotera en el nuestro y está diluviando!! 

Qué hacéis esta Semana Santa? Venís a ver esto in situ, ¿verdad?

Los terraos de Capileira vistos desde un tejado en la zona alta. Menuda vista, no?

Detalle de un terrao nevado. Aguantan perfectamente el peso de la nieve, no calan y las tejas del borde hacen de sumideros en el deshielo y la lluvia.


Terrao, launa y cámara de Canal Sur.. jaja. Como se puede comprobar, son totalmente practicables y se han usado siempre como una parte más de la casa.